Acerca de cccouto

1968, La Coruña. En la Comunidad de Madrid desde 2005. Sector: jardinería. Blog: www.laramadeoro.com.

¡Toma tomate!

Algunas de las conclusiones a las que he llegado cultivando el huerto de LRO.
Aquí en papel: http://www.bubok.es/libros/250323/TOMA-TOMATE-EL-HUERTO-BIO-SIN-COMPLICACIONES-papel

Y aquí en pdf,   ¡más barato!: http://www.bubok.es/libros/250322/TOMA-TOMATE-EL-HUERTO-BIO-SIN-COMPLICACIONES-digital

El resumen del contenido (sin andarse mucho por las ramas), viene a ser éste (reproducido en la contraportada):

¿Cuándo y cómo debo empezar a regar las patatas? ¿Puedo plantar los ajos al lado de las fresas?, ¿y de las judías? ¿Tengo que despuntar todas las variedades de tomate? ¿Pongo el mismo soporte para las judías que para los guisantes? ¿Y para las habas? ¿Por qué amarillean y se caen los calabacines? ¿Quién tolera mejor las noches frías de otoño: la rúcula o las lechugas? ¿Debo fulminar a todos los seres vivos que se pasean por mis bancales? ¿Es lo mismo un abono que una enmienda? ¿Qué es una enmienda? ¿Y el mantillo, es lo mismo que el “compost”? ¿Qué significa aporcar? ¿Cuándo trasplanto las coles? ¿Debo preguntarle a la luna…?

Es decir, que este no es un libro para aprender a relajarse  ni para”ser feliz”, ni para encontrarse uno a sí mismo ni con la Pachamama… Sólo una guía modesta sobre cómo producir hortalizas sanas en cualquier región de España. Lo que casi siempre se consigue, en mi opinión, trabajando (un poco) y  teniendo paciencia (¡mucha!)

(La mano que sostiene los tomates de la foto no es mía -la mía estaba ocupada con la cámara- sino de Mohamed, un amigo de Tánger que sabe mucho de estas cosas; pero algunos de los tomates de la foto , de hecho, son de esos híbridos raros, kumatos  o algo por el estilo, pequeños y esféricos, muy oscuros, que a él le gustan y a mí no; personalmente soy más partidaria de los tomates de toda la vida, en especial de los más feos -los morunos y Raf, cuanto más acostillados y contrahechos, más ricos- dejados a madurar dos o tres días a la sombra después de recolectados. ¡Nunca en la nevera!)

Anuncios

Summer Wine

Recibido el último parte meteorológico, el resultado de las mediciones con el refractómetro (niveles de azúcar en la uva), la carta de dimisión de la sustituta/becaria que había quedado a cargo de la huerta (después de dos meses a cuarenta grados en la Sierra Oeste madrileña, ahora dice que mejor se vuelve a Connecticut), y la alerta roja de los primeros síntomas de mildiu, el día 4 decidí interrumpir momentaneamente nuestra misión en la luna y bajar a escape a LRO, para vendimiar y dejar el vino 2015 a cubierto en las barricas. ¿Que vendimiar la primera semana de septiembre es lo nunca visto por aquí? ¿Que todavía estamos en verano, que a media mañana seguimos a 30 grados y aún quedan quince días para el equinoccio?. Pues esto es lo que hay, y à la guerre comme à la guerre!.

 

Moon Garden

Barbie astronautaPor fin he recibido respuesta de la NASA. La carta llegó el viernes por correo ordinario. Después de mucho tira y afloja con la oficina presupuestaria (Office of Managent and Budget), han decidido aceptar.  Con algunas pequeñas modificaciones -que  discutiremos sobre el plano cartográfico cuando nos reunamos en Washington-  pero vamos, que sí. Han dicho que sí a nuestro proyecto de ajardinar la luna (S.M.L: Strategical Moon Landscaping). Lo financiará al 50% el Departamento de Estado y al otro 50% un consorcio de empresas (S.M.L. Partners) que se está formando en estos momentos, todas ellas con experiencia en proyectos similares (Abu Dhabi, Singapur, Alcorcón, Sarria…). Desde el primer momento me han querido dejar claro que el trabajo no es remunerado en cash: mi recompensa será la gloria eterna (eternal glory). A cambio, ellos mandarán a alguien a España para ocuparse de LRO mientras yo estoy fuera. A mi sustituta -véase foto del C.V., aquí abajo-  le he dejado una lista de tareas sujeta con chinchetas en la pared de la casilla; tendrá que empezar por  despuntar los sarmientos de las viñas y regar las huertas un día sí y uno no.  El jefe de la Sección de Ajardinamientos Espaciales (Spacial Gardens Operations Center) me asegura desde Houston, de su puño y letra, que esta persona está perfectamente cualificada para los trabajos del campo. Con todo, le voy a dejar también la dirección de mi vecino Perico anotada, por si tuviera alguna duda o necesitara algo.
El cohete saldrá de Cabo Cañaveral al día siguiente del equinoccio de otoño, pero a mí me esperan en la Casa Blanca (White House) mañana por la tarde. Después nos iremos derechos a Houston,  a prepararlo todo y empezar la “aclimatación”.  Sólo me permiten llevar una maleta, algunos cuadernos para pintar, la cámara de fotos y una cinta métrica. El material de plantación viaja en otro cohete, con dos jardineros chinos que cobrarán lo mismo que yo. Los perros, por descontado, se vienen.

Nadie ha podido decirme en la centralita de la Agencia Espacial (NASA Headquarters) el tiempo que tardaremos en dejar aquello listo. Yo calculo entre tres meses y tres  años, pero es aventurado precisar más. No sabemos si aquella tierra va estar o no en tempero cuando empecemos a cavar. Nada sabemos tampoco de posibles plagas (aunque doy por hecho que una pareja de grillotopos vendrá a recibirnos a la pista de alunizaje), ni de otros imponderables de orden intergaláctico. ¿Lluvia de meteoros? ¿granizada de nitrógeno con polvo lunar?.

perro astronautaTampoco sé si allá arriba hay cobertura de red, así que no puedo comprometerme a seguir enviando posts de forma regular al blog. 

Las noticias sobre la Plataforma Sarriana polo Río me llegarán en cohete-correo una o dos veces al mes. Estén ustedes atentos a lo que pasa allí (http://www.facebook.com/salvemosoriosarria). Los alisos que salvaron “in extremis” los perroflautas una madrugada de febrero siguen en su sitio ¡ y bien que se agradece su sombra espesa estos días de verano!. El resto de la obra está prácticamente parada, así que más pronto que tarde habrá que sentarse a discutir un nuevo proyecto… y esta vez lo haremos entre todos.

Antes de partir para Houston, mañana mismo, le pediré al Presidente o a quien ande por allí que me permita conectarme para mandar un último post. Después quedará cerrado este blog,  hasta que bajemos de la luna.

Barbie Jardinera (S.M.L Operational Manager)

 

 

 

Amor y rabanitos

OLYMPUS DIGITAL CAMERALos rabanitos se pueden sembrar por aquí desde finales de febrero, en turnos de 15 días o así; no hay que enterrar mucho la semilla, ni después cubrir completamente el tubérculo con tierra; lo suyo -pienso- es que les de un poco el sol en la barriga, como a las cebollas; si no sabrán poco y picarán menos. Se empiezan a recoger enseguida, desde abril; en Madrid los rabanitos de mediados de junio  están demasiado fibrosos, no se les puede meter ya el diente (es como masticar una cuerda); los de julio ni se recogen, pero dejo que los últimos se suban a flor y que la planta se seque: así tendré semillas para resembrar en septiembre.

Una de las ventajas de regar a mano es que da tiempo a pasmar un poco entre las flores y hortalizas. Una de las desventajas es que la cámara, siempre en el bolsillo del pantalón, a veces se moja y a veces se llena de tierra (lo mismo le pasa al móvil, y no creo que tenga solución).  Estos días he descubierto mientras regaba que la flor de los rabanitos atrae a diferentes tipos de chinches. Las de la foto, atareadísimas, son chinches escudo (Carpocoris fuscispinus?).

Demolition builds the future

Dedicado  a la Confederación Hidrográfica Miño-Sil

demolition buids the future copia¿Es de verdad el pais más avanzado el que más kilómetros de autopista y aeropuertos construye…aunque jamás se amortice la inversión, y aunque crezcan ortigas y corran  alegremente las ratas por las pistas de aterrizaje (desde hace tiempo abandonadas)?. El país que va a la cabeza en abandono escolar fue también, en tiempos de vacas gordas, el campeón de las infraestructuras faraónicas e inútiles, muchas de ellas en espacios naturales protegidos. Recordando el desmadre de aquellos años, sus responsables no se cortan: declaran que volverían a hacerlo. Y de hecho, siempre que tienen la oportunidad, a pequeña, mediana o gran escala (lo que dé de sí el presupuesto), ¡vuelven a las andadas! Ni los promotores ni los “técnicos”, gente de buena digestión, con la conciencia tranquila, parecen tener problemas de sueño.

¿…Y nosotros?. Los que no somos técnicos ni entendidos, los que no sabemos nada pero lo pagamos todo, sí dormimos mal a veces. Soñamos que vamos al río y no hay árboles ni puentes, ni pájaros, ni peces… y la pena nos despierta en medio de la noche. Incapaces de entender los “cálculos estadísticos por ordenador” y profundas razones “técnicas” (¿?) de la Confederación Hidrográfica, sentimos la obligación de usar nuestro simple sentido común y, aunque resulte agotador, de hacernos oir. El país de verdad avanzado ¿no será el que consigue más con menos?. No el que elige siempre la solución más compleja, dispendiosa y épatante, sino “el que optimiza los recursos”, como se diría ahora, pero haciendo de esa frase algo más que un eslogan políticamente correcto en el prefacio de un “proyecto” o un “estudio de impacto”.

La Confederación Hidrográfica razona exactamente a la inversa. Al margen de las necesidades y prioridades en la “zona de actuación”, lo primero que hago yo, técnico de la Confederación, es informarme de cuántos euros dispongo. Después diseño en abstracto una nueva Pasarela do Toleiro, por ejemplo (perfectamente innecesaria, como casi todo lo que yo hago, pero que responde al correspondiente arquetipo platónico, la Madre de Todas las Pasarelas), y después, para construir esa magna obra que justificará mi sueldo de funcionario y el de mis colegas, y permitirá a los políticos venderla como “gran inversión para el pueblo”, procedo a hacer tabula rasa (demolition builds the future) de lo que ya existe. De lo que existe en el mundo sublunar, que tan poco frecuentan, por lo visto, los técnicos de la Confederación. Por último, por si me pinchan mucho los platagaiteiros, redacto de prisa y corriendo ese estudio de impacto ambiental, cultural, etc al que me obliga la ley -detalle éste último del que me acabo de enterar- y para la que me bastan (¡y sobran!) cinco minutitos en la Wikipedia.

estanque frente al hosp KircbergPaseando por las afueras de una ciudad de Centroeuropa, hace algunos años ya, nos fijamos en que, aun estando en “zona urbana”, los caminos estaban compactados con arcilla (no asfaltados) y las orillas protegidas con troncos (no con bloques), colocados con esmero uno tras otro; había un talud de cierta pendiente estabilizado con ramas de sauce; el agua que se recogía desde la autopista próxima y otras superficies impermeables de los alrededores iba confluyendo por una red de drenaje hasta llegar, en el punto más bajo de aquella zona, a un enorme estanque artificial cuyas orillas estaban plantadas de carrizos y al que cada primavera iban a criar los patos…Una vez al año, al final de invierno, una pequeña pala excavadora arrancaba parte de los carrizos –que de otro modo acabarían cegando el estanque-y se los llevaba a la planta de reciclaje. Los residuos orgánicos recogidos de los contenedores, todos los restos de podas, los carrizos del estanque, se dejaban a fermentar. El calor que desprendía todo aquello era tal que podía mover unas turbinas, y éstas, finalmente, calentar la piscina municipal…

…Nosotros seguimos ensimismados, como siempre, como hace diez años y como hace cincuenta. Con la diferencia de que ahora nuestros ingenieros/ técnicos varios disponen de nuevas herramientas tecnológicas y pueden hacer todas sus barrabasadas desde la oficina, barrabasadas “on-line”, calentitos y con música de fondo, conectándose vía satélite con sus colegas, manejando programas de diseño punteros… Al terminar su jornada laboral, fichan tranquilamente al salir y borran de su mente esos papeles que han dejado firmados sobre la mesa, ese plan de encauzamento para el río Sarria que prevé talar, no sé, ¿unos 200 amieiros?, lo que sea esa masa verde oscura que se ve por Google Earth.

Property of TVS, Inc.
¿
Con qué soñarán por la noche el Presidente de la Confederación y sus muchachos…?. Soñarán que los sueltan en paracaídas sobre Dubai, y que allí son felices por siempre jamás, en una orgía infinita de hormigón y metacrilato, sin libertad de prensa, ni de reunión, ni platagaiteiros dando por saco de la mañana a la noche.

Antes muerta que sencilla

Dedicado a la Confederación Hidrográfica Miño-Sil

pequeñosaltamontesPequeño Saltamontes de Caminos, Canales y Puertos: impermeabiliza, canaliza. No hagas nunca con las manos lo que puedas hacer con una máquina. No creas lo que te dicen tus ojos, sino lo que te dice tu iPod. Y entre dos opciones posibles, escoge siempre la más difícil. La más confusa. La más cara. La que se vea mejor desde lejos. La más mineral. La más objetivamente fea. La más irreversible. La más irrelevante. La más dura o la menos blanda. La más vanguardista. La que más escombro genere. La más gris. La más fría. Aquella, en definitiva, que más obstáculos ofrezca al anidamiento de cualquier especie animal, incluida la humana.

Tomemos dos puntos en la orilla de un río. El punto A y el punto B. Un ingeniero estándar (con alguna ilustre excepción, que tendrá que haberla)  imaginará hasta quince opciones –o quince millones de opciones, a cada cual más enrevesada- para que el agua llegue desde A hasta B. Por arriba, por abajo, en zig-zag, en cascada, en los cangilones de una noria, por un tubo de hormigón, por una serie de tubos de hormigón, por un acueducto, a través de un sistema de esclusas, de presas, de inyectores, de depósitos sucesivos, de piscinas fluviales, de terrazas, hacia delante o hacia atrás, embotellada, en camiones cisterna… Ahora bien, si le dices que esas opciones tienen que respetar un único requisito ( no dañar los árboles ni los puentes de piedra, por ejemplo), entonces el sistema operativo se le bloquea, empieza a pitar, y al final explota. ¿Por qué?. Porque es un ingeniero a la antigua usanza. Porque está programado para liarla. Un ingeniero autóctono-estándar necesita construir sobre el vacío (el papel en blanco, las orillas arrasadas) y no puede ni concebir intelectualmente la posibilidad de  limitarse a cuidar de lo que ya hay… y estarse quieto.

Vino con patatas, con patatas vino

Última entrega de “Vino casero en cinco pasos (más o menos)”

vinitoHemos embotellado por fin una parte del vino, los 64 litros que llevaban dos meses en la barrica de roble. Utilizamos la vieja encorchadora de mi abuelo (véase el post “California”), después de engrasarla y ponerla a punto. Tenemos hasta una elegante etiqueta, en color gris perla, púrpura y verde lima, regalo de una buena amiga -y buena bebedora- que nos la diseñó e imprimió ¡incluso antes de tener hecha la vendimia!
Dicen los que ya están curtidos en estas cosas que los corchos deben estar a remojo unas horas antes del embotellado, y que las botellas deben pasar unos días derechitas, en el suelo o en cajas, para que el corcho “se haga” a la botella antes de “acostarla” en un botellero. El gran dilema, la pregunta del algodón, es ¿qué espacio ha de quedar dentro de la botella entre el vino y el corcho?. Es decir, ¿lleno a tope o no lleno a tope las botellas?. El resultado de las pesquisas es el siguiente: todo depende de la temperatura de ese día, y de cómo se vaya a guardar el vino hasta el momento de bebérselo. La razón es que si la temperatura en verano se dispara el volumen del vino aumentará, y si no hemos dejado nada de espacio bajo el corcho, parte del vino buscará la forma de salirse …y se estropeará. Pero si embotellamos a una temperatura superior a los 25 grados, por ejemplo, y el vino va a pasar el resto del tiempo en una habitación fresca, entonces se puede llenar un poco más, y dejar sólo un pequeño margen ahí dentro. EmbotellandoUna vez decidido cuánto se va a llenar/dejar vacío se ajusta la boquilla del embudo de embotellar, que es un artilugio muy sencillo y eficaz (funciona como las antiguas cisternas de flotador, con un “tope”).
Una parte del vino se bebió al día siguiente de ser embotellado en la sardiñada del San Juan. Otras pocas botellas se las llevaron los amigos del pueblo. Y al final quedan unas cuarenta botellas en casa, a las que, sospecho, no les vamos a dar tiempo a “evolucionar”…La barrica la rellenamos con vino de la cuba de acero, y repertiremos la función del embotellado en uno o dos meses.

patatas Mona LisaLas patatas van con el vino. Nuestras ‘Shanon’ y ‘Mona Lisa’ son patatas de noventa días. Se plantan a principios de abril y se recogen a principios de julio, coincidiendo con el embotellado. Pero todas las botellas, llenas o vacías, tienen que estar guardadas en los botelleros de la pared (unas viejas estanterías de obra, con botelleros estándar comprados en Ikea), antes de que lleguen las patatas. La fresquera es muy pequeña y no habría sitio para tanta caja.

Tomates de mata baja

Tomates de mata bajaHoy vamos a tratar un asunto candente y de máxima actualidad: ¿hay que atar los tomates de mata baja o se les deja a su libre albedrío, revolcándose por el suelo?.

Anastasio, el anterior propietario de LRO, anarquista de corazón (dato que no se contradice con el hecho de llevar un calendario actualizado del Caudillo en el bolsillo de la camisa), opina que no es bueno atarlos. Que se les deje ir, que por algo son “de mata baja”. Que ni se les despunta ni nada, que sólo hay que tener cuidado de plantarlos bien en lo alto de un caballón. Su amigo N., un indeseable de la cabeza a los pies, dice lo contrario: que aquí tiene que ir atado todo cristo, seas de mata alta, de mata baja, o independiente (a éste se le ata más fuerte).

A mí me parece que, más que atar, hay que  despuntar un poco -no dejar más de tres o cuatro tallos, que en este caso, por tratarse de “matas bajas”, salen juntos de la tierra- y después ir colocándoles confortables almohadones a los tomates ya bien cuajados. Almohadones de paja, o bien cajas de madera, las de la fruta, que andan tiradas por la calle los días de mercado. Combino ambas cosas. Haría falta mucha paja para poder almohadillarlo todo. Por aquí hago el acolchado más espeso, por allá levanto las ramas de las tomateras y voy calzando cajas de fruta. Una tercera opción, trabajosísima, es preparar unas andarillas con palos y cuerdas. Con el tiempo he conseguido limitar las andarillas a una mera “barandilla” de bambú,  de la que cuelgan los racimos a unos veinte o treinta centímetros del suelo, y que en algunas matas  -especialmente poductivas y aparatosas- combino a su vez con los almohadones de paja y con las cajas de madera. Rápido resumen de los 3 métodos, que para nada se excluyen entre sí:

Mi vecino Alberto sólo utiliza "barandillas". A mí no me gusta ver la tierra tan desnuda,

Mi vecino Alberto sólo utiliza “barandillas”. A mí no me gusta tener la tierra tan desnuda.

  • la ventaja de la barandilla es que mantiene ventilados los pies de la tomatera; la desventaja, que requiere tiempo y material;
  •  el sistema de los almohadones tiene las ventajas de cualquier acolchado orgánico; la desventaja es que hace falta mucha, mucha cantidad de paja, y que da un poco de miedo en zonas donde se pasa de los 40º desde mediados de julio;
  • la ventaja de las cajas es su facliidad, y que cualquiera puede conseguirlas en la calle o en la puerta del frutero; pero tienen la desventaja de que hay que andar moviéndolas para poder regar al pie de las tomateras, o para quitar las hojas enfermizas de la parte baja de la mata…

            ******

¡IMPORTANTE!. Últimas noticias desde Sarria (para los que no estén al tanto: pínchese la etiqueta “mollámonos polo río”)

Los miembros de la Plataforma, los que se la jugaron para salvar los árboles, y siguen jugándosela para salvar los puentes, han recibido estos últimos días 35 multas por sus actuaciones los días 24 y 25 de marzo.
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/07/03/galicia/1404413592_678843.html
Desde la guardia civil hasta el subdelegado del gobierno han reconocido que ni en el desalojo ni en la manifestación hubo altercados de ninguna clase. ¡Pero si por no haber no hubo ni pintadas!. A ellos les da igual, es más, les da igual TODO. Como muestra de su infinita prepotencia han hecho cursar las 35 multas, que suman la bonita cifra de 20.550 euros. Aunque se van a recurrir, ya está abierta una cuenta para recaudar fondos. Si todos contribuimos con lo que podamos al final ganaremos la partida. El camino corto y  fácil es quemarles la barraca a esta gentuza. El camino largo, pero más seguro y honorable, es  resistir. Resistir a la japonesa.
El dinero de la cuenta que no sea necesario usar (y ojalá sea mucho), se donará a varias ONGs. Por favor,  AYÚDENNOS A PLANTARLE CARA A LA CONFEDERACION HIDROGRAFICA, EL ALCALDE, LOS CONSELLEIROS, Y LA MINISTRA DE MEDIO AMBIENTE:

http://www.plataformariosarria.org/colabora/donar/

Vide – grenier

Alguna de las fotos que adjunto aquí abajo tiene casi diez años. Otras sólo algunos meses.  Pero en todas ellas -selección de una selección de una selección- me pareció ver algo en su momento, un aquel que justificaba guardarlas y quizá escribir sobre ellas algún día. El tiempo se me ha ido echando encima y sospecho que ya no escribiré nunca esos “posts”, demasiadas veces postergados en la carpeta  de borradores. Otras imágenes, no tan bonitas pero sí más apremiantes, ocupan ahora mi tiempo. Y no me gusta almacenar nada que no sea de comer. Así que, aprovechando la noche de San Juan, y siguiendo a pies juntillas el imperativo de sacar de delante o quemar todo lo que sobra, he vaciado por fin la carpeta. Ahí  dejo quedar la última selección  de fotos, organizadas por parejas (que bien podrían ser otras),  por si alguien quiere recogerlas y reutilizarlas, como esos trastos dudosos que se depositan en la acera el día de la mudanza.
OLYMPUS DIGITAL CAMERAhayas Dahlem 2mariscadores en eneroceibe en la playa dic13abedules y joyasquemador sarmientos BorgoñaRanunculo phnaranjas rodandosubiendo hacia el pilatus 400pixIMG_5644asfodelos,junio, cadalsocuarzo en granito, pl.san pedro2Lozoya, ddl puente del perdónLoira

Un secarral en Guadalajara. El hayedo de Dahlem, Berlín.
Mariscadores en la ría de La Coruña, el pasado mes de diciembre (pongo el mes, para que uno pueda imaginar el frío y la humedad, y saboree más despacio las almejas que se compra en fin de año). Mi perro Ceibe corriendo por la playa de Santa Cruz, Oleiros.
Tres abedules publicitando un collar de perlas, en una joyería de Winterthur. Un quemador de sarmientos en Borgoña.
El ranúnculo naranja que tenía en la terraza de Madrid. Naranjas amargas en la rampa de un garaje.
Desde el teleférico que sube al Monte Pilatus, junto a Luzerna. Marismas de Orx, en Aquitania.
Campo de asfodelos en Cadalso de los Vidrios, Madrid. Rocas da Costa da Morte.
El río Lozoya desde el Puente del Perdón. Un remanso del Loira, a la altura de Amboise.