Andrés, hijo de Juan, hijo de Pedro

Sea-Port-at-Sunset-1639-xx-Claude-LorrainClaude Gellée, llamado “el Lorenés”: Puerto de mar al ponerse el sol.1639

I. Este es uno de los cuadros que el jardinero de Luis XIV,  André Le Nôtre, contemplaba por las noches cuando se sentaba a cenar en compañía de Francisca, su mujer. Quizá también le echara un ojo por las mañanas al salir a trabajar,  antes de calarse el sombrero y cerrar el portalón que daba a la calle. No era el único cuadro de Claudio de Lorena que poseía: una Fiesta campesina – de buena mañana, bajo el enorme roble de rigor- colgaba junto a los veleros y el sol poniente.  Y en su colección había además tres Poussin, varios Domenichino, dibujos de Rafael, de Rembradt, de Rubens… Todo un patrimonio, fruto del trabajo ininterrumpido durante más de setenta años al servicio de los reyes y “grandes” de Francia. El único vicio de Andrés, o mejor, la única libertad que tal vez podía permitirse en su vida privada, era precisamente ése: comprar cuadros y objetos hermosos, para contemplarlos siquiera unos minutos antes de volver al chantier (Saint-Germain, Chantilly, Sceaux… y siempre y en todo momento, Versalles).  Pero M. Le Nôtre también había invertido en títulos de renta y bienes inmobiliarios. A su muerte, con 87 años, el jardinero de Luis XIV dejaba tras de sí una pequeña fortuna que ningún hijo heredaría: Andrés, hijo de Juan, hijo de Pedro, todos ellos jardineros, podía hacer vivir árboles y flores (incluso esos olmos y robles tres veces centenarios de los que el Rey Sol se encaprichaba, y que había que arrancar, y transportar en carretas hasta Versalles, y sacar adelante como fuera) pero no podía hacer vivir a sus propios niños; ni a su primogénito, Jean-François, ni  a los otros dos que le siguieron.
Andrés plantaba robles, tilos, carpes. Contemplaba los crepúsculos del Lorenés.  Enterraba a sus hijos. Y a lo mejor se consolaba pensando en ese sobrino-nieto tan querido, Claudio, al que había ido enseñando todos los secretos del oficio. Claudio, el nieto de su hermana Isabel, se curtiría como jardinero en las Tullerías, bien entendu, y después ya se vería... Y también  estaban ahí sus dos sobrinas, hijas de su otra hermana y de Simon Bouchard,  el responsable de la Orangerie: cuando su padre muriera, esas niñas seguirían ocupándose de meter a cubierto, cada mes de noviembre,  los naranjos e higueras itinerantes del Rey Cristianísimo.

220px-Andre-Le-Nostre1Un día de 1700, cogidos del brazo, cada uno con su bastón en la mano libre, esquivando charcos aquí,  pisando despacio los adoquines allá para no trastabillar (pasaba él de los 80, ella de los 70) Madame y Monsieur Le Nôtre  cruzaron juntos las calles de París para ir al notario.  La señora Francisca, con su sólido sentido común y no poco retintín,  insistió en añadir este párrafo al testamento: ” …Y hace constar que es la referida dama, su esposa, quien se ha preocupado por conservar los bienes que poseen, gracias a su buen gobierno y economía, habiendo sido siempre el referido testador muy proclive a gastar dinero para su gabinete de arte, sin pensar en ahorrar, etc” (1). En el testamento, sin embargo, no estaban ya los dos cuadros del Lorenés que Le Nôtre había comprado. El jardinero sin hijos se los había regalado al rey Luis, como los tres Poussin de su colección, hacía ya siete años . Y por ese motivo -por el hecho de haber pasado enseguida a las colecciones reales- hoy podemos verlos nosotros en el Louvre  (segundo piso, ala Richelieu, sala 15; en el catálogo virtual del museo se dan todos los datos: http://www.cartelen.louvre.fr ).

II.  Bueno. Le Nôtre había estudiado matemáticas y arquitectura en La Gran Galería del Louvre. Tenía mano para el dibujo. Y no digamos ojo. Él era el maestro jardinero que analizaba la topografía, diseñaba, preparaba los planos, organizaba los suministros, y dirigía cuadrillas de miles de hombres, a los que, según conviniera, ordenaba podar, regar, allanar, recrecer, retirar, abonar, trasladar, reponer… Todos los grandes jardines de Francia pasaron por sus manos entre 1650 y 1700, desde las Tullerías, donde se formó – con su padre y  con su abuelo-, hasta el último rincón del último bosquete de Versalles. Con más de treinta  jardines en su haber, André le Nôtre entraría en la historia de la jardinería como idólatra de la línea recta, la simetría, y el parterre “a la francesa”. 750px-Versailles_Plan_Jean_DelagriveCabía esperar, pues, que las generaciones de la segunda mitad del XX no se sintieran demasiado a sus anchas en este tipo de jardines, percibidos como algo rígido y monumental,  lejanísimo, ajeno a nuestros referentes estéticos de hoy.   Pero el error, en mi opinión, está en juzgar Versalles -o cualquiera de sus hijos e hijastros- como si nosotros y nuestras circunstancias del XXI fuéramos a instalarnos en él mañana. ¿Qué sentido tiene acercarse con prisas, con poca y/o mala información (a codazos entre otros miles y miles de turistas, todos en bermudas, todos despistados) para acabar soltando un apático  “me gusta” o “no me gusta”?.  Si todavía vale la pena hacer cola junto a la verja de entrada (y  yo creo que sí)  es para preguntarse cómo pensaban, amaban, soñaban, se distraían, morían…. los hombres y mujeres  que crearon semejante jardín, y para preguntarse finalmente si, a pesar de las diferencias, ¿hay algo que podamos compartir todavía ese señor de la peluca y nosotros, a tantos siglos de distancia?. Admitida la dificultad inicial (que se supera, me parece; es como leer la Ilíada sin estar acostumbrado al lenguaje de la épica clásica: pasados los primeros cantos, el resto va rodando), lo que no se entiende bien es que alguien se permita, con una altivez y una falta de sentido histórico asombrosos, poner verde al susodicho Andrés:  ”  … toda su obra está empapada de tristeza. Esos árboles domeñados parecen sumisos, sin vida, estériles, y son la viva imagen de ese hombre que, aún habiendo hecho fortuna, vivió como un criado y murió sin hijos (…) Cuando contemplo esas largas avenidas sin vida, ese rostro austero de labrador disfrazado de noble, mi corazón se queda helado y la incomprensión domina (…)”.  El que lo firma no es ningún mindundi; es A. Baraton, actual director de los jardines de Versalles (2). Más adelante todavía le dedica unas líneas  a su falta de vocación jardinera (“il est plus un architecte”), a su falta de originalidad, y a su nula evolución: “...tuvo el inmenso mérito, gracias a Luis XIV, de hacer posibles las ideas de Boyceau y de Mollet. Pero él no era un creador… Tenía amigos, medios, un rey que le adoraba… y en todo eso yo no veo al genio por ninguna parte, etc“. (2).  Baraton piensa, en definitiva, lo mismo que un alto porcentaje de esas hordas de turistas. Es el viejo prejuicio contra el orden clásico, nacido en el ocaso del siglo, apenas terminado de plantar el último bosquete del Trianon…

III. Es sabido que los jardines de Le Nôtre  serían furiosamente criticados por la generación siguiente, la de los “paisajistas ingleses”. Sí. Pero estos mismos paisajistas dieciochescos iban a elevar a los altares a …¡Claudio de Lorena!, cuyos paisajes “sublimes” consideraron desde el  principio como el modelo  a seguir; es decir, a reproducir sobre el terreno, pues “crear un jardín es un pintar un cuadro ” (A.Pope, gurú del jardín inglés). Paradójicamente,  el hombre que se había empapado cada día de su vida con esos paisajes pre-románticos, esa luz oblícua, ese permanente interrogante que flota en la línea de los horizontes del Lorenés, era el padre de la geometría hecha jardín, Andrés el Nuestro, enemigo número uno de Pope, Lord Shaftesbury, Horace Walpole y demás tratadistas del nuevo estilo de jardín .
¿Cómo se come todo esto?.

                                (Continuará en el post “Matemáticas verdes”)

NOTAS

(1) La anécdota del testamento la cuenta E. Orsenna en Portrait d´un homme heureux, Editions Fayard, 2000, p.147, utilizando como fuente la monografía de E.de Ganay, A. Le Nôtre, Paris, 1962.
(2) A.Baraton, Le Jardinier de Versailles, Editions Grasset, 2006, pp. 162-167. “El” Jardinero de Versalles, naturalmente, es él, M.Baraton, que empezó cobrando tickets en un cajero de la entrada y supo buscarse la vida. Un hombre que destesta que le tuteen o se refieran a él como “Alain, el jardinero” (lo considera un desdoro) y que, según él mismo cuenta, ha desempolvado el apelativo familiar “de la Vergne”, para añadir y dar lustre a su sencillo Baraton (p.140)…

Anuncios

5 pensamientos en “Andrés, hijo de Juan, hijo de Pedro

  1. Bueno, Barbie, es preciosa esta entrada, y más las partes II y III donde sitúas tus opiniones que la I meramente informativa aunque magníficamente expuesta. Esres como una wikipedia bien escrita, o sea, que NO eres como una wikipedia.

    Sólo dos cosas. 1)¿Sabes que el parterre del Retiro madrileño (entrada por Alfonso XII frente al Casón del Buen Retiro) se hizo a imagen y semejanza de los modelos versallescos en miniatura (es donde está el más venerable árbolazo urbano madrileño, el famoso Taxodium mucronatum de la noche triste de Hernán Cortés), para leugo ser destruido por un alcalde de infausta memoria (Arias Salgado, creo) 2) Sobre el maravilloso Claudio de Lorena hay un bellísimo ‘retrato’ del escritor francés Pierre Michon traducido aquí como Señores y sirvientes (también habla de Goya, DellaFrancesca y Watteau)

    • Hola lans. El parterre lo conozco bien; durante unos años, al llegar a Madrid, vivíamos cerca del Retiro, por Mariano de Cavia, y yo salía todos los días con los perros por el parque. También metía mucho la nariz por los viveros, que me quedan más cerca, y por el apabullante Bosque del Recuerdo, del que habría que hablar en algún post.. Del que no sabía nada era de Señores y sirvientes que, por supuesto, corro a buscar (esta vez iré a la librería del Círculo de Bellas Artes; sólo tengo que estudiar primero cómo aparcar).
      La wiki, en el caso de Le Nôtre, es un desastre. Entre otras burradas dice que el hombre se hizo jardinero a los cuarenta. ¡El bueno de Andrés, hijo de Juan, hijo de Pedro, que nació en las Tullerías, y al que su padre, en cuanto el bebe abrió el puñito de la mano derecha, le enchufó una azadilla en vez de un sonajero…!.

  2. Cómo me ha gustado tu defensa de Le Nôtre, Barbie. Es toda una lección de cómo mirar el mundo, no ya los jardines del XVII. Más de una vez me ha pasado, paseando por algún lugar, en principio, ajeno a nuestras costumbres y nuestros gustos, escuchar con rechazo y malestar, a los que no sabía dar forma, las críticas de mi acompañante que, más que disgusto, manifestaban su incapacidad de ver, y, por tanto, de apreciar, más que lo que el molde preconcebido y rígido de sus ojos y su cabeza estaba dispuesto a admitir como bonito. Una de estas ocasiones era, precisamente, en un jardín dieciochesco de las cercanías de Madrid. Cuánto me habría gustado ser capaz de decirle a mi acompañante lo que yo sentía oscuramente en ese momento, pero no fui capaz de expresar con la claridad y la sabiduría de este post.

    • Gracias Vanbrugh. A todos nos cuesta trabajo ponernos en la piel de otros, y más cuando este otro vivió hace más de trescientos años, en un mundo tan diferente al nuestro. Pero es imprescindible hacerlo (o intentarlo, tener esa disposición al menos) si uno quiere entender algo… Le Nôtre era un hombre de carne hueso, con sus pequeños placeres (sus cuadros) y sus grandes penas (sus hijos..). Que además de tener muy educada la vista, era un grandísimo organizador, y muy culto. Y de buen carácter, según coinciden todas las fuentes. Precisamente esa unanimidad de las fuentes es lo que le parece “sospechosa” al mezquino Alain Baraton: uy, dice, cuando esa mala lengua que era Saint-Simon sólo habla bien de Le Nôtre, eso es porque éste debía de ser un tartufo, una serpiente… Tengo que revisar los jardines de fines del XVII y primera mitad del XVIII que quedan por Madrid. Sucede que casi todos ellos fueron “recocinados” a la inglesa cincuenta años después de su diseño original. Pero algo persiste de todo aquello. El parterre del Retiro, desde luego, o el núcleo duro de La Granja (hace tanto que no voy, que no sé si recordaré el camino…). Bss
      P.D. Los jardines a la francesa, y su curiosa e interminable polémica con los jardines “a la inglesa”, siempre me han atraído; en la discusión se mezclan muchas cuestiones, no estrictamente jardineras. Voy a ver si saco tiempo para dedicarle un par de posts más.

      • Y no te olvides de El Campo del Moro, que d epaso muestra la mejor fachada del Palacio de Oriente

        La wiki es un deastre para bastantes más cosas que Le Nôtre…aunque para muestra, un botón (aparca en el aparcamiento de Sevilla: Alcalá esquina Peligros)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s