Mundo Miope

Ultimos días de julio de 2012

Cuando un miope se quita las gafas el mundo se le aparece aproximadamente así: muy nítido el primer plano, borroso el plano medio, confuso el fondo. Por eso, en un primer momento, el miope estándar presta más atención a la espiga que al cañaveral.  Lo otro, por lo general, también llega;  pero más lentamente y con un cierto esfuerzo. El miope es inductivo porque no le queda otra.   Más inclinado a la gramática que a la filosofía, a la química que a la matemática, a la botánica que a la astronomía. Un porcentaje muy elevado de miopes se entretiene indagando cómo están hechas las cosas. Empuña una herramienta y su cabeza pregunta ¿con qué madera habrán tallado el mango?.  Sólo después –medio segundo más tarde, según como sea por temperamento, formación, etc- se preguntará calmosamente ¿para qué sirve?.  Un miope estándar ve bien de cerca, así que no se suele equivocar leyendo los rostros. Cuando le presentan a alguien le basta con mirarle un momento a los ojos para saber si  es de fiar (es más, normalmente le basta con mirar  a los ojos de su perro).  Para terminar. Si uno, además de miope, tiende a la melancolía, no debe dedicarse a las cosas del campo, porque no será capaz de hacer como que no ve a los pulgones o a las chinches (vaya si los ve), ni tendrá la suficiente presencia de ánimo para levantar la cabeza, escrutar el horizonte (frase imposible en sus labios)  y decirse: ya lloverá, ya volverán a rebosar los manantiales. El problema del miope estándar es que jamás podrá enfocar bien a la garza. Sólo ve  lo que tiene delante. Y eso lo ve muy, muy , muy bien.

NOTA. Tres noches seguidas de tormenta. Truenos, relámpagos, viento. Pero de momento poca agua (superficial, con las altas temperaturas se evapora enseguida).

Anuncios

2 pensamientos en “Mundo Miope

  1. Muy bonito post, inductivo y deductivo a la vez.
    Yo tengo una vista agudísima de lejos y, desde hace ya años, vista cansada de cerca, o sea, que uso gafas para leer; o sea, que uso gafas a todas horas, o sea, que me las dejo por ahí. Pero vivo con una miope y eso es sencillamente encantador. Puedes decirle: “¡Mira un burro volando!” “¿Qué´, dónde” “ Ah no, es un milano”, etcétera (salvo cuando se pone las lentillas), además se tiene que acercar mucho para escrutar tu semblante, que no los oscuros nubarrones a barlovento, por lo que puedes aprovechar y agarrarla para un buen revolcón, por escrutadora.

    Por cierto, las espigas del primer término que tan bien veis las miopes (y yo) son carrizo, Phragmites, creo.

    • ¡Pero si yo una vez VÍ un burro volando!. Ibamos por la sierra, un amigo biólogo y yo, y me lo señaló corriendo en cuanto lo vió pasar: es una subespecie “matritensis” del burro común, me dijo, con alas, que cría por la zona de Colmenar, etc, etc. Lansky, me parece mentira que tú, con lo que te pateas estos pagos, no lo hayas visto aún, e incluso fotografiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s