Mi casa es tu casa o al revés

(Y la huerta también)
Nueva sección de Barbie Jardinera, dedicada a meter la nariz por las huertas de amigos y vecinos.
Empezamos hoy por un lugar de Ourense, de cuyo nombre no quiero acordarme, en el que Maite y Antón cultivan “de todo menos pimientos”

Comentarios de la corresponsal:
-Muchas berenjenas me parecen
-Maravillosas las remolachas, ¡bravo! Todo ese rincón, combinando plantas de crecimiento más lento (o de producción más larga: el calabacín, las acelgas) con las rápidas-rapidísimas (espinacas).
-Hay que despuntar con urgencia esos tomates
-El semillero de lechugas no lo veo… Qué tal si, en vez de arrancar las que están plantadas, les cortáis el cuello con un cuchillo afilado; posiblemente saldrán repollitos (muy tiernos) por la orilla del corte.
-En LRO también sembramos rúcula un año: al loro con las flores, porque se resembrarán solas hasta el infinito/y más allá. Rica ensalada con lascas de parmesano.
-¿Qué tenéis contra los pimientos?

2 pensamientos en “Mi casa es tu casa o al revés

  1. Hola Barbie Jardinera, gracias por tus consejos.
    Lo de muchas berenjenas es ironia? A mi, como buena gallega, cuando se trata de comida todo me parece poco…
    Con respecto a los pimientos, tengo dos problemas:
    1_ No tenemos extraccion de humos en la cocina, y como nos gustan fritos ,especialidad en Ourense, nos vemos condicionados por ese tufillo a frito que generan.
    2_ La negociacion de metros cuadrados de huerta con Anton fue dura, hubo que sacrificar algo… llamemoslo daños colaterales ( y eso que me encargue yo de cavar).

    El semillero de lechugas tenia mala pinta en el video (Anton acababa de pisarlo sin querer), pero ahora va muy bien, tenemos sobreproduccion.

    Por ultimo, nos pondremos con los tomates inmediatamente.

    Un saludo desde Ourense.

    • Queridísimos “mayteyantón”. Es que a las plantas de berenjena, cuando se ponen contentas no hay dios que las pare. Producen como las tomateras, pero las berenjenas -al menos en esta casa- se comen menos rápido (no así los tomates, que sí te ventilas 3 ó 4 al día). El año pasado tuvimos tantas que acabamos echándolas al compostero, y eso siempre da DOLOR DE CORAZÓN. Por lo demás, aplaudo ese espíritu espléndido y tendente a la sobreabundancia. Dí que sí.
      Me alegro mucho también por el semillero experimental de lechugas.
      Y qué decir de las remolachas… Envidia nomás.
      Comprendo lo del cheiro a fritanga con los pimientos. Ya me parecía que tenía que haber alguna explicación.
      Besiños y feliz pisto.
      (Y millones de gracias a vos!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s