Espera

chaque jourNo hay nubes ni sombra de nubes. Cielo azul, sol subiendo en el horizonte. Hoy 6 de mayo llegaremos a los 30 grados. Es un poco pronto para sentarse a esperar – la palabra, el verbo más repetido en este blog- pero no se puede hacer nada. Bueno, quizá decidirse a construir esa tercera alberca de ladrillo y piedra en la que llevamos años pensando. Y renunciar (otra de esas palabras cotidianas) a la mitad de los tomates y pimientos previstos. En espera de la lluvia, lo único prudente es ir empezando a segar la hierba,  estrenar ¡por fin! la elegante, ligera, preciosa  guadaña asturiana de mi amigo Rubén…

Anuncios

5 pensamientos en “Espera

  1. “Te espero cuando miremos al cielo de noche:
    tu allá,
    yo aquí,
    añorando aquellos días
    en los que un beso marcó la despedida,
    quizás por el resto de nuestras vidas.”

    MARIO BENEDETTI

  2. Yo quería hacer un comentario mucho más prosaico. En realidad era un comentario para el post anterior, en el que mencionas las lombardas, pero he llegado tarde … De todas formas, aquí va. Es una receta para las lombardas, que, a mi modo de ver, no son por sí mismas muy sabrosas. Sin embargo, en un sitio me la sirvieron acompañando un plato de carne y me supo riquísima, tirando a dulce. Pregunté la receta y la respuesta me sorprendió bastante. Hay que poner un poco de vinagre de vino, al que se añade un chorro de vino, en el fondo de una cacerola. Se echa la lombarda cortada finita y se deja que se haga. La explicación del cocinero es que entre la lombarda y el vinagre se produce una reacción química especial …¿? No sé. Lo cierto es que estaba riquísima. También me sugirió la posibilidad de añadirle pasas. También tiene buena pinta, ¿no?

  3. Gracias por la poesía y gracias por la (sabrosa) prosa.
    Cl. Monet esperaba a su amada. Yo sólo espero un buen chaparrón.
    Betula: copio tu comentario sobre las lombardas y lo paso al otro post. No es que yo sea muy ordenada con estas cosas, pero de vez en cuando me da por etiquetar las entradas, y esta tuya, que te agradezco MUCHO, encaja más acullá.

  4. Hace muchísimo que no blogueo. Tal vez me he saturado, pero de modo inexplicable me ha aparecido espontáneamente tu página en el ordenador… y comento.
    También a un guiso de lombarda se la añaden piñones, además de las pequeñitas pasas de Corinto. Muy rico.

    Pero hay quien le da a la lombarda un uso decorativo. Cuando está cerrada, solo con poco de tallo, se pone en un bol o un plato hondo con un poco de agua; se riega un poco de vez en cuando, y empieza a abrir dejando ver sus preciosas florescencias. A parte de lo curioso de verla avanzar poco a poco, al final queda muy decorativo como centro de mesa, Es fácil, barato y ornamental.
    Cariñoso saludo
    Grillo

  5. Pues yo echo piñones+pasa a las espinacas hervidas, para rellenar -con un poco de bechamel- los canelones. Me parece que ese dúo piñones+pasas debe de valer para cualquier berza que se nos atragante un poco. Seguro que esel arreglo floral con lombarda es bonito )(¡y original!), pero yo creo que donde más espectaculares están las de por sí espectaculares lombardas es en el campo, a principios de primavera, sosteniendo sus cabezonas llenas de escarcha en medio de la hierba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s