Dunas de Laxe

Hay que imaginar el viento -la bofetada que te da el nordés al dejar atrás la duna-, y también, en ese mismo momento, el tacto en la cara de la arena de Laxe, la más fina y clara del mundo, pegajosa como el azúcar glas (¿depósitos del viejo lavadero de caolín, desmantelado en los años 70?).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s